Cuál es tu objetivo de lectura

¿Por qué lees este libro?

¿Qué hace que hayas querido empezar a leerlo?

concentrado en la lectura

¿Cuál es el motor que te empuja a conocer lo que cuenta el autor?

¿Tienes un motivo u objetivo claro?

Tranquilo. No es un interrogatorio.

Lo que quiero exponer en este artículo es algo que la mayoría de los lectores pasan por alto. Pero antes de nada…

ATENCIÓN: Este artículo va dirigido solo a aquellos lectores de libros de no ficción o estudiantes. Libros de psicología, finanzas, desarrollo personal, investigación, estudios científicos, etc.

El motivo es que vamos a hablar de una parte importante de la preparación para la lectura, cuando se quiere ser un lector ágil y voraz de conocimiento.

Dicho esto empecemos.

Una de las prácticas que más aconsejo a mis alumnos cuando empiezan con la lectura rápida es la prelectura y el «escaneo» previo del libro, antes de empezar a leer.

Esto te ayuda a conseguir tres pasos esenciales:

  1. Asegurarte de que el libro tiene un contenido que vas a aprovechar o te interesa por algún motivo.
  2. Acabar de definir cuál es tu objetivo al leer el libro que tienes delante.
  3. Empezar a definir las primeras ramas de tu mapa mental para comprender y estudiar el contenido con más eficiencia.

Y ¿por qué es importante saber para qué leemos?

Pocos lectores se plantean por qué leen algo. Solo los más avezados y conocedores de métodos avanzados de estudio entienden la importancia de saber el motivo por el cual leen lo que leen.

Como en muchas otras actividades, la predisposición de la mente y el pensamiento es clave para la concentración y la atención. En el momento en que sabes por qué lees, conscientemente tienes claro dónde poner tu atención y qué es lo que más te interesa del libro o documento que estás leyendo.

Así pues, siempre empezaríamos la lectura con la revisión previa de:

  1. El índice del libro. Aquí investigas dónde están los apartados y capítulos que más te interesan.
  2. Resúmenes de capítulos. Es común que los autores generen un resumen o un esquema del final de cada capítulo para evidenciar lo más relevante.
  3. Vista de pájaro del libro. Se trata de 5-10 minutos pasando las páginas en pocos segundos por cada página para ver destacados (negritas) y entrecomillados. Qué te transmite el libro.
  4. Empieza tu mapa mental. Desde este punto te será mucho más sencillo empezar tu mapa mental. ¿Qué ramificaciones quieres sacar del punto central? Puedes empezar diseñando y dibujando con un lápiz para permitirte posibles correcciones cuando empieces a leer.

El mapa mental: tu base de aprendizaje eficiente

Muchas personas quieren implementar los mapas mentales y no saben bien por dónde empezar o cómo estudiar con mapas mentales.

En breve tendremos una formación especializada en trabajar con mapas mentales, porque la considero una herramienta imprescindible para aprender y estudiar de forma mucho más efectiva y gratificante para el alumno.

Por el momento expondré unas bases muy interesantes que te permitirán entender en qué se basa la creación de mapas mentales a nivel práctico y de implementación.

Lo primero que debes tener claro son los puntos expuestos al principio.

1. Tu objetivo de lectura no deberías pasarlo nunca por alto. A partir de ahora, antes de empezar cualquier lectura plantéate y define por escrito lo siguiente:

¿Qué tiene este libro para mí? ¿Qué necesito aprender de él? ¿Es lo que estoy buscando?

2. Una vez hayas definido lo anterior y realizado el “skimming” y la revisión previa del libro, no te costará nada hilar los conceptos iniciales con el punto central del mapa mental.

Esta es básicamente la idea principal para empezar mapas mentales de tus lecturas y estudios. Enlazar el título y la promesa del libro con los capítulos más importantes o los que tú consideres más importantes.

Trabajando los mapas mentales de un libro

Veamos un ejemplo práctico de cómo empezar un mapa mental.

El inversor inteligente de Benjamin Graham.

Este es un libro sobre inversiones a largo plazo en el mercado de valores. Se puede trabajar muy bien desde el índice, donde define y resume en breves frases de qué va cada apartado.

Este es el típico libro con el que me interesa ir al grano. Averiguar rápidamente dónde voy a encontrar la parte que me importa del libro.

Ya sé algo de inversiones, así que los primeros capítulos en los que me habla de la diferencia entre invertir y especular, la historia de la cotización en el mercado de valores, qué es un inversor defensivo o las políticas de cartera dependiendo del perfil del inversor, no son conceptos que me interese revisar.

Sin embargo, distingo 4 capítulos que sí me van a interesar, y mucho, abstraerlos en el mapa mental, así que así quedaría el inicio de mi mapa mental…

Ramificación mapa mental

A partir de este momento, sé que solo cuando vuelva a leer estos 4 apartados deberé prestar especial atención para continuar hilando mi mapa mental con las siguientes ramificaciones.

En este ejemplo he generado el mapa con la aplicación gratuita https://www.mindmeister.com/ pero por norma general me gusta trabajar los mapas mentales a mano, por la siguientes razones.

¿Por qué es mejor crear mapas mentales a mano?

Se necesita de lectura, asimilación y comprensión para después reflexionar y definir cómo vas a implementar tu mapa mental. Y al transcribirlo de forma manuscrita, parece que…

  • Puedes personalizar mejor los ibos (ramificaciones). Por ejemplo, por si quieres hacer más gruesas y con trazados de letras las primeras partes o partes anexas.
  • La personalización es clave para el aprendizaje. Se trata de que tú lo entiendas mejor para que el estudio posterior sea eficiente para ti. Nada como una buena organización en un A3 para ello.
  • La transcripción manual favorece la neuroplasticidad. Cuando entrenamos nuestra habilidad técnica en la escritura y el dibujo para plasmar ideas, estamos trabajando de forma más integral con la estructura cognitiva y psicomotriz del cerebro.

Cabe aclarar que estamos hablando en este artículo del propósito u objetivo de lectura. Por ello, hablamos de estudio y atención con los mapas mentales creados a mano. Sin embargo, hay otras situaciones en las que los mapas mentales son más útiles creados digitalmente. Por ejemplo:

  1. Para presentaciones profesionales.
  2. Para dar una clase.
  3. Para exponer alguna estrategia.
  4. Para vender algún tipo de servicio.

Hasta aquí quería dejar claro, bajo mi experiencia y punto de vista, la importancia de contar de antemano con un “porqué”, es decir, por qué vamos a leer un libro.

Es básico para iniciar la lectura con calidad de predisposición al entendimiento y estudio de la lectura.

Y al contrario, es decir, creer que es innecesario o inefectivo empezar con un objetivo, puede responder a estas premisas…

  • No conozco mi objetivo de lectura. ¿Por qué iba a saberlo antes de leer el libro que me interesa?
  • Prefiero dejar que el libro me sorprenda, la emoción de saber más, hará que me mantenga motivado durante la lectura.
  • Para qué quiero un objetivo de lectura para el libro si no sé si el libro me va a resultar útil.

Estas y otras justificaciones u opiniones son válidas y aceptables para no hacer lo que te acabo de exponer en este artículo. Pero una cosa es cierta…

Jamás serás igual de eficiente que teniendo tu objetivo y propósito claro.

Iremos hablando más sobre prelecturas, lectura ultra rápida y mapas mentales, ya que muchos habéis manifestado interés en conocer bien cómo trabajar con estas técnicas para facilitar vuestras tareas.

Cualquier comentario, duda o sugerencia te espero en los comentarios. 😉

47 comentarios en «Cuál es tu objetivo de lectura»

  1. Muy constructivo tu comentario
    Yo últimamente tengo mucho q.leer y no me doy el tiempo y menos me concentro en la lectura .comienzo un libro y luego lo dejo tirado .
    Por mi falta de concentración e interés .

    Responder
  2. BUEN DIA DIA , ME GUSTO EL CONTENIDO Y LA GUIA DE PASOS POR LA CUAL HAY QUE EMPEZAR A LEER UN LIBRO Y TAMBIEN , EL USO DE LOS AMPAS MENTALES…. GRACIAS

    Responder
  3. Gracias por tan interesante artículo; aunque alguna vez decidí hojear un libro para saber si me interesaría leerlo, NUNCA lo hice bajo las premisas que comentas y, en realidad, resultan importantes previo a cualquier lectura con fines educacionales o instructivos.
    Ya estoy esperando los siguientes blogs.

    Responder
  4. Este artículo me parece útil.
    Es verdad que no siempre me planteo un objetivo cuando me decido a leer un libro. Empezaré a hacerlo a partir de ahora.

    Responder
  5. Un amigo suele decir: «el que no sabe para dónde va, cualquier autobus le sirve». Es clave tener objetivos para alcanzar las metas. Excelente artículo, muchas gracias por compartirlo.

    Responder
  6. Respetado Sr. Lectura Ágil
    Mis felicitaciones por el excelente artículo .Siempre me ha gustado leer y conozco los pocos libros que tengo y sé de cada uno de ellos la importancia que tienen para mi conocimiento y aprendizaje.Cada uno tiene un significado importante y lo leo con gusto buscando siempre las partes de mayor interés que he señalado.
    Gracias me ha servido mucho y confirmar lo que pretendo al leer un libro.
    Reitero mis Felicitaciones!!!

    Responder
  7. Muy interesante. Uso frecuentemente mapas mentales y prefiero hacerlos a mano. Me ayudan mucho a estructurar las ideas y no olvidarte lo principal.
    Voy a entrenar el tema de la tristón rápida de los libros ya que no lo ha hago nunca, al menos con un objetivo claro

    Responder
  8. A mi me encanta leer y leo con frecuencia, pero confieso que no tenía idea, hasta este momento, de la existencia de mapas mentales para leer, dependiendo del libro que se quiera leer. Me parece muy interesante este punto de los mapas mentales para leer un libro.
    Leer sólo tres, cuatro o cinco capítulos de un libro, porque tocan lo que más me interesaría saber de ese libro, no implicaría dejar de leer algo adicional que también pudiese ser de interés aprender?

    Responder
    • Buena pregunta, Mario. No necesariamente. De hecho, el objetivo que se busca, es aprovechar mucho más el contenido del libro de lo que lo harías con una lectura «tradicional». Ya que los «escaneos» previos a la lectura te permiten determinar mejor dónde poner atención, qué buscar e investigar con más detenimiento y qué puedes obviar.

      ¡Un abrazo! 😀

      Responder
  9. Que interesante
    Yo creía que leía con propósito, pero este era solo a me dijeron que este libro es bueno en “X” tema y quiero saber más de ello.

    Pero ahora con los puntos que me has mostrado voy a saber del tema que deseo y aparte con profundidad y mayor claridad, al realizar apuntes como el mapa mental me permitirá acceder nuevamente a aquello información que me interesó.

    Gracias

    Responder
  10. Un mapa mental da las vías más importantes para comprender el forma global y parcial de un contenido del Libro,es de gran importancia para que el cerebro recepte el mensaje y el conocimiento se haga más claro y positivo,como propositivo.

    Responder
  11. Gracias por el artículo.
    Me parece de mucho interés plantearse para que quieres leer un libro y que quieres obtener de él.
    Un abrazo

    Responder
  12. Buen día, a mi me encanta la lectura, mi propósito es seguir aprendiendo, y muchas veces por falta de tiempo, no puedo tomar un libro y leer, cosa que me encanta.

    Responder
    • Hola, Blanca,

      Gracias por comentar. Mide bien las creencias que tienes alrededor del hábito de la lectura, porque la mayoría de los casos solo depende de buscar y disciplinar escasos 10 minutos al día.

      La falta de tiempo suele ser una justificación para evitar el dolor de no hacerlo.

      Un abrazo.

      Responder
  13. Para mí leer un libro significa descubrir un nuevo mundo de conocimientos, despertar a una vida de ciencias, culturas, conocer el mundo en toda su grandeza y darnos cuenta que la creación de Dios es infinitamente bella.

    Responder
  14. Mi objetivo principal es aprender. Es raro que lea por leer, que tampoco estaría mal. Ahora estoy leyendo cosas de Richard Thaler y Nassim Taleb, como «Todo lo que he aprendido con la psicología económica» y «Antifragil o Cisne negro»

    Responder
  15. Excelente la opinión acerca del porqué leemos, plantearnos un objetivo al empezar a leer un libro nos facilitará mejor el enfoque.
    Bendiciónes.

    Responder
  16. Excelente artículo. A veces hay partes de los libros en las que no me quiero enfocar y así se me hará mucho más sencillo enfocar mi atención en las partes que más me interesan.

    Responder

Deja un comentario