La Neuro didáctica y las emociones para saber educar

Neuro didáctica

Necesitas emocionarte para aprender.

Esto no lo digo yo. En la última década se han llevado a cabo diferentes experimentos para demostrar que el alumno no atiende bien a las clases formuladas de la manera habitual: un docente explicando la clase desde la pizarra.

Desde la neuro didáctica (educación a partir del funcionamiento natural del cerebro) se lleva años trabajando en formas de implementar la emoción en las clases.

Esto está cambiando las metodologías de aprendizaje entre docentes y pedagogos.

Expertos como el psicólogo infantil Juan Ramón Gamo, que han estudiado a personas con dislexia y TDAH, han observado durante años que probablemente estos síndromes se pueden corregir desde fuera, dejando de señalar a los alumnos por tener supuestos “déficits”.

Parece haber una incoherencia en los métodos de estudio actuales basados en la charla continua, ya que diferentes investigaciones científicas han demostrado que cuando adquirimos conocimientos nuevos, estos son procesados por áreas del hemisferio derecho del cerebro: creativo, intuitivo e imaginativo. Al contrario que el lenguaje, que funciona dominado por el lado más racional (hemisferio izquierdo).

Por ello, parece clave, empezar a cambiar el dinamismo de todas las asignaturas, desde edades escolares hasta universitarios, adaptando un sistema de estudio más personalizado y trabajando desde una perspectiva que integre mejor la interacción bidireccional del aprendizaje.

Por ejemplo, metodologías como el desarrollo de mapas mentales o el brainstorming para interactuar con los contenidos de forma más visual y directa, hacen que cualquier nuevo aprendizaje se afiance mucho mejor en la memoria.

Neuro didáctica en la escuela

Por otro lado, en los últimos meses se están definiendo e implementando ideas en forma de apps con tecnología de IA y basadas en teorías como las inteligencias múltiples y apoyadas en profesionales de la pedagogía muy interesantes para mejorar el desarrollo temprano de la educación emocional.

En ese sentido tenemos aplicaciones como Kokoro kids que les permite interactuar de una manera mucho más atenta y comprometida con este tipo de aprendizajes.

Y es que hoy, se hace imprescindible saber cuantificar la calidad del impacto de la educación. Es clave, por tanto, ese efecto Pareto 20/80 que pretende encontrar cuál es ese 20% de materia didáctica que impacta con un 80% de resultados sobre los alumnos desde primaria hasta la Universidad.

Ahora ya sabemos que la buena educación requiere un grado de personalización dependiendo del alumno; tipo de adaptación a cada materia, ritmo de trabajo, capacidad de concentración dependiendo de las inquietudes etc. Pero todavía tenemos la mayor parte de los programas demasiado homogeneizados en las escuelas como para que cambios importantes lleguen en el corto plazo. Aunque con lentitud, estamos en el camino.

Chema Lázaro es profesor, investigador y neuro educador que comenta muy acertadamente en una entrevista para la sección de Salud de 20 Minutos, y nos dice…

“Hay cuatro elementos clave en el aprendizaje: gestionar la motivación y la atención, trabajar las memorias y entrenar las habilidades mentales superiores.”

“Trabajar desde niños la mentalidad de crecimiento personal. El éxito no depende de las capacidades sino de la capacidad de perseverar y el trabajo continuo.”

“Es totalmente cierto que estamos en un mundo donde de forma natural, lo que nos mueve es la envidia, más que la admiración. Y enseñar desde pequeños a gestionar emociones como estas será clave para el desarrollo personal saludable y el potencial profesional a largo plazo.”

Como vemos en distintos artículos, expertos de varias especialidades relacionadas, apuntan a un trabajo mucho más emocional desde el comienzo de la carrera estudiantil.

Depende de las instituciones políticas y docentes que todo se lleve y se integre lo más rápido y eficientemente posible. Pero sobre todo depende de nosotros mismos, como padres y tutores legales y como personas, saber educación esencialmente desde la emoción.

También te va gustar…

Deja un comentario